Pascua

Un año más la primavera nos conduce a la celebración de la Pascua, la Fiesta cristiana por excelencia. En ella, la Resurrección de Cristo nos acerca a la esperanza en un mañana sin luto, llanto ni dolor.
Quizás este año, en el que los conflictos armados y las consecuencias que acarrean están golpeando nuestras conciencias, de un modo particular necesitemos sentir en nuestros corazones el gozo, el jubilo y la alegría pascual.
Es difícil hablar de Vida a quien la está dejando por el camino huyendo de quien sabe cuántos pesares: guerra, hambre, opresión, explotación, violencia, desamor… Es complejo hablar de un Dios que nos quiere felices porque El ha redimido nuestras penas cuando el recuerdo de lo dejado atrás duele y lacera el alma. Es complicado invitar a la esperanza a quienes la impotencia les sumerge en el mar del desaliento…
Hablar de Pascua es hacer con todos los excluidos que encontramos en nuestra vida un examen de humildad, compartiendo unos con otros nuestra experiencia de fe en un Dios que sólo sabe hablarnos de amistad.
Pascua es: Peregrinación, acogida, solidaridad, comprensión, unión, amor.
Pascua es dejar a Dios vivir en nosotros y pasar haciendo el bien, acompañando  el cansancio de tantos, solidarizándonos con las heridas del hermano, comprendiendo las dificultades para sonreír, uniendo las manos y los corazones en un lazo de paz, abrazando el amor desgarrado por el dolor.
Pascua es dejar que la VIDA nos envuelva con su luz y nos impulse a vivificar.
¡Feliz Pascua!

Navidad es…

Navidad es tiempo de sueños, de ilusiones y esperanzas.
Navidad es la culminación de un proyecto y el bosquejo de un programa. Culmina el Antiguo Testamento, se bosqueja el Nuevo.
Navidad es abrir el corazón a la Alianza de Amor entre Dios y cada uno de nosotros en la inexplicable sencillez de un recién nacido que va balbuceando nuestro nombre con bondad.
Navidad es el soplo del aliento de Dios en un Niño que desciende para palpar la tierra con las manos de los que menos cuentan, acariciarla con la ternura de una madre y abrazarla con la fortaleza de los pobres.
Navidad es navegar contracorriente, acoger la vulnerabilidad, valorar la diversidad, innovar la compasión, derrochar solidaridad, abrazar desde la fraternidad, darse hasta el final.
Navidad es nobleza, novedad, niñez…
Navidad es acogida, acompañamiento, ayuda…
Navidad es visita, valoración, vocación…
Navidad es invitación, imaginación, ilusión…
Navidad es decisión, dignificación, donación…
Navidad es amparo, abrigo, aliento, agasajo…
Navidad es Dios. Dios que se derrama, que se da, que se desborda de amor hacia nosotros. Es Dios que llama a nuestra puerta y nos tiende una mano en los pequeños, frágiles y desahuciados. Navidad es Dios que viene a nuestro encuentro y se hace compañero de nuestro camino.
Navidad es comprender que somos peregrinos, inmigrantes, forasteros, como El lo fue. Es reconocer que todos somos hermanos, amigos, vecinos… de Nazaret. Es sentir que no importa el color de la piel, las raíces de nuestros orígenes, el nombre de nuestro Dios ni la herencia de nuestra fe.
Navidad es acoger y acompañar la debilidad, es abrazar y acompasar la pobreza, es cobijar y hospedar la soledad, es albergar y arropar la penuria… es compartirnos con los demás.
Navidad es salir de nosotros mismos para entrar en los otros (los pequeños y los grandes, los ricos y los desheredados de la historia, las mujeres y los niños, los humildes y sencillos, los del centro y los de la periferia, los marginados y los agasajados, …) y poder descubrir que en ellos (como en ti y en mí) está el Otro, el que viene, el que se vuelve Niño, el que se ‘abaja’ para hacerse uno más entre tú y yo, entre nosotros y ellos… tan sólo porque nos ama a todos por igual.
¡Atrevámonos a arriesgarnos a vivir la Navidad en clave de Amor; amor sostenido por un Niño que es Dios!

La Mare de Deu

Un año más la Mare de Deu nos convoca. Nos invita a vivir como Ella, a actuar como Ella, a ser como Ella…
Ella es amparo de los desamparados, cobijo de los que no tienen techo, alimento para quien tiene hambre, abrazo para los que viven en soledad, bálsamo para los que están heridos, sonrisa para los tristes, consuelo para los afligidos, fortaleza para los decaídos…
La Mare de Deu es palabra que alienta, manos que acarician, brazos que acogen, oídos que escuchan, hombros que sostienen, pies que acompañan el andar fatigado,  canto que alegra la vida, música que armoniza los afanes de cada día, ternura que estremece y conmueve el alma…
María es fuente de gozo, hontanar de alegría, manantial de esperanza…
Ella, María, la Mare de Deu, es quien mejor nos puede acercar a Jesús, quien nos enseña a vivir en su presencia, quien nos indica cómo hacer lo que El nos diga.
Ella es como yo quisiera ser: fiel discípula de Jesús.

¿Para quien soy?

La barca varada, el agua sosegada, el ocaso recién estrenado… acaba una jornada de trabajo, un día más de tantos días en los que la penumbra sucede al sol radiante, el descanso a la fatiga, el sosiego al ajetreo, el silencio al bullicio.
En la quietud de la noche, en la paz del Encuentro, en la soledad habitada, cuando rememoro lo vivido, lo hablado o callado, lo orado y celebrado… me pregunto ¿por quien lo he hecho?, ¿cuánto amor he puesto en cada una de mis acciones?, ¿para quien he vivido?… En definitiva: ¿para quien he sido?, ¿para quien soy?. O, formulado de otra manera: ¿Quién es el que da sentido a mi vivir?

Si no reconociera que El habita en lo más recóndito de mí, dando calor a los fríos papeles de un despacho, inoculando su ternura en cada uno de mis actos, iluminando cada día grisáceo, fecundando mis entrañas con su misericordia y compasión, impulsando cada gesto con el aliento de su Espíritu, orientando cada uno de mis pasos para encontrarle en los más frágiles y vulnerables, mitigando las zozobras, afianzando mis decisiones con su Palabra de Vida…; si no reconociera que El está ahí, siempre, invariablemente, imperceptiblemente a veces; si no reconociera que soy porque El es en mí, que avanzo porque El me lleva en sus brazos, que rezo porque El es mi oración… no sería quien soy, ni haría lo que hago, ni tendría sentido haber optado radicalmente por El.

¿Para quien soy? Creo que ya lo sabes…
¿Y tú? ¿Para quien eres? ¿Por quien quieres vivir tu vida?
Tal vez hoy, Dios te esté invitando a seguirle. ¡No lo dudes!

Hágase

Al adentrarme en el misterio de la encarnación releyendo el relato de la anunciación o de la vocación de María, no puedo menos que pensar en el desbordamiento interior que viviría aquella joven nazarena al sentirse invitada por Dios a sellar con El la Nueva Alianza.

Pienso que sólo desde la sencillez de un corazón enamorado y abierto a la novedad del día a día es posible acoger el proyecto aparentemente descabellado de un Dios que quiere hacerse uno con y como nosotros.
Creo que esa fue la grandeza de María: su indudable disponibilidad y su abandono incondicional al querer de Dios. Sin ninguna duda el camino a recorrer no se preveía fácil; llegar a alumbrar al Hijo de Dios era la meta de un peregrinaje transitado entre incomprensiones, renuncias y despojo interior.
María, con su Hágase, se adentra en el Misterio de Dios y se deja envolver por su ternura hasta diluirse íntegramente y ser una con el Hijo que se gestaba en sus entrañas.
La excelsitud de María reside en su pequeñez, en su pureza, en su humildad; con su Fiat, María opta por ser de Dios y para Dios, decide morar en Dios, elige vivir desde Dios. Es El quien da sentido a su existir.

Hoy María nos invita a abrirnos al proyecto que Dios tiene diseñado para cada uno de nosotros y a dejarle delinearlo con nuestro abandono a su voluntad.
María nos anima a pronunciar, como Ella, con plena convicción: Hágase.
¡No lo dudemos, sólo así nuestra vida será plena!

Mujeres

Ante una mujer que nos aglutina y nos enseña a escribir nuestra historia femenina con dignidad, sólo cabe abrir el corazón a la esperanza en un mañana mejor, sonreír ante las adversidades y luchar porque nuestros sueños puedan ser realidad.
Ante Juana Condesa Lluch muchas de nosotras hemos empezado a vivir una etapa nueva de nuestra vida, descubriendo el sentido de la existencia en la entrega, la generosidad, el desprendimiento…
El lema de su vida: ‘Yo y todo lo mío para…’ orienta nuestra razón de ser como Esclavas de María Inmaculada, como trabajadoras y/o colaboradoras en su misión y apostolado, como residentes en cualquiera de sus casas … como miembros de una familia que tiene como objetivos dignificar y empoderar, instruir y formar, acompañar y evangelizar, a las mujeres en situación de vulnerabilidad, para que puedan ser protagonistas activas de su historia de vida.
Hoy queremos rendir homenaje a cada una de las mujeres que en estos momentos compartís nuestras vidas (trabajadoras, residentes, colaboradoras…) y nos ayudáis a escribir esta historia de vida, este poema de libertad, esta parábola del Evangelio.
Por cada una de vosotras, por todas nosotras, elevamos una plegaria y depositamos en el corazón de Juana María vuestros nombres, que ella nos ayude a hacer realidad nuestras esperanzas, sueños y proyectos y nos enseñe a vivir la vida en clave de amor.
¡Feliz Día de la Mujer!