Pascua

Caminamos hacia la Pascua, hacia un nuevo amanecer, escribía hace unos días y, aunque parece que el tiempo se ha detenido, que las circunstancias no han cambiado, que la primavera parece no haber llegado… lo cierto es que la Pascua nos ha alcanzado con su sabor a pan recién horneado, con el olor de nardo anacarado y el color de azucena acrisolada, con el gorjeo de la alondra y el trinar de los jilgueros.  La Pascua ha llegado y nos ha envuelto con su luz resplandeciente, con su calidez esperanzada y su paz reverdecida.
Sí, es la Pascua, el día de la creación nueva y siempre renovada; el día en que se colman nuestras ilusiones, anhelos y esperanzas; el día de abrazar el alma, compartir la palabra y saborear las certezas.
Es la Pascua, el tiempo concluido y la promesa cumplida; la vida plena que vence la espera, que sacia la sed, que ciñe el amor, que vence al alba.
Es Pascua, es el paso de Dios entre la historia errada de una humanidad disgregada; es el susurro de Dios entre los sonidos discordantes de guerras y batallas; es la luz de Dios entre la oscuridad de tantas noches vejadas; es la brisa de Dios que airea el alma, despeja las dudas y alienta la espera; es la Palabra de Dios que grita callada con gestos derramados, con entregas sosegadas, con cantos jubilosos.
Es la Pascua… sí, la hora de la verdad, el día de la libertad, el tiempo de Dios entre los andares fatigados, los abrazos furtivos y los encuentros cautelosos.
Es Pascua: invitación a ser gesto fraterno, amor confiado, ¡Buena Noticia!…

1 opinión en “Pascua”

  1. Hermosas palabras, plasmadas en la esperanza de saber y renovar en la Pascua de Resurreccion un Jesús vivo entre nosotros, de vivirlo en la cotidianeidad, ver al otro con los ojos de Jesus.

Responder a Cristina Archaga Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *