La Mare de Deu

Un año más la Mare de Deu nos convoca. Nos invita a vivir como Ella, a actuar como Ella, a ser como Ella…
Ella es amparo de los desamparados, cobijo de los que no tienen techo, alimento para quien tiene hambre, abrazo para los que viven en soledad, bálsamo para los que están heridos, sonrisa para los tristes, consuelo para los afligidos, fortaleza para los decaídos…
La Mare de Deu es palabra que alienta, manos que acarician, brazos que acogen, oídos que escuchan, hombros que sostienen, pies que acompañan el andar fatigado,  canto que alegra la vida, música que armoniza los afanes de cada día, ternura que estremece y conmueve el alma…
María es fuente de gozo, hontanar de alegría, manantial de esperanza…
Ella, María, la Mare de Deu, es quien mejor nos puede acercar a Jesús, quien nos enseña a vivir en su presencia, quien nos indica cómo hacer lo que El nos diga.
Ella es como yo quisiera ser: fiel discípula de Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *